CORAVET

Clínica Veterinaria

Cómo cuidar a tu mascota después de una intervención quirúrgica

Cuidar a tu perro después de una operación es crucial para garantizar una recuperación rápida y sin complicaciones. ¿Tu perro ha sido intervenido en una cirugía y no sabes qué hacer? Aquí te contamos algunas pautas postoperatorias para perros que debes tener en cuenta: 

1. Sigue las instrucciones del veterinario: 

Es fundamental seguir al pie de la letra las instrucciones proporcionadas por el veterinario respecto a la medicación, el cuidado de la herida, la actividad física permitida y la alimentación. 

2. Descanso y confinamiento:

Te perro necesitará recuperarse y descansar en un ambiente tranquilo y sin estrés. Prepárale un lugar cómodo y acogedor para descansar, y limita su actividad física según las recomendaciones del veterinario. Es posible que necesites usar una correa más corta para controlarlo o un collar isabelino para evitar que se lama o muerda la incisión. 

3. Controla la herida: 

Inspecciona regularmente la herida según las indicaciones que te paute el veterinario para detectar signos de infección, como enrojecimiento, hinchazón. secreción o mal olor. Si observas alguno de estos síntomas, contacta con tu veterinario. 

 4. Alimentación y agua: 

Asegúrate de que tu perro tiene acceso siempre que quiera a agua fresca. En cuanto a la alimentación después de la cirugía, sigue las recomendaciones del veterinario. Es posible que necesite una dieta blanda o específica durante el período de recuperación.

5. Controla la actividad física:

Limita la actividad física de tu perro según las recomendaciones del veterinario. Evita los saltos, que corra o que haga movimientos bruscos que puedan dañar la herida o interferir el proceso de curación. 

6. Mantenlo cómodo:  

Dale a tu perro un ambiente cómodo y tranquilo para descansar. Asegura una temperatura ambiente adecuada y evita que se exponga a cambios bruscos de temperatura.

7. Controla sus síntomas: 

Observa de cerca a tu perro y presta atención a cualquier cambio en su comportamiento, apetito, nivel de energía o síntomas físicos. Si notas algo raro o preocupante, habla con tu veterinario lo antes posible. 

8. Programa de seguimiento:

Acude a todas las citas de control pautadas por tu veterinario para evaluar la progresión de la recuperación y realizar cualquier ajuste que sea necesario en su tratamiento.  


Con estos cuidados y dándole mucho cariño, ayudarás a tu perro a recuperarse de forma rápida y efectiva después de la intervención. Sin embargo, si algo no funciona bien, es mejor consultarlo con tu veterinario. 

 Si observas cualquier signo dudoso, en Clínica Veterinaria Coravet haremos un seguimiento y te iremos aconsejando. Tenemos servicio de urgencias veterinarias te asesoraremos sobre su alimentación y todos los cuidados recomendables tras su cirugía.